Sobre los acuerdos internacionales y la no resolución de los conflictos reales